Sal de Mar: El oro blanco de Pichilemu

Opciones de Texto

Montañas de sal, lagunas de sal, sal en los labios, sal ardiendo en los ojos, respirando sal, sal en el reflejo del sol, sal, sal… Hubo un tiempo en que la sal valía literalmente su peso en oro, ocupada para mantener los alimentos, era vital para la supervivencia en el desierto, o en los viajes realizados en barco.

Hoy en día sigue siendo importante, no sólo para el organismo, sino también en el ámbito patrimonial en Pichilemu, específicamente en Cáhuil y alrededores, zona privilegiada gracias a las entradas de mar de los esteros Nilahue y Cáhuil que permiten la producción de este mineral, cuya notación científica es NaCl (Cloruro de Sodio).

En lo que se refiere al cuerpo humano, la nutricionista de la UC del Maule, Ana Tudela, explicó que este compuesto sirve para su adecuado funcionamiento; “es necesaria especialmente para los impulsos nerviosos, a través de ellos se puede llegar a la contracción muscular, y de esta manera se eliminan adecuadamente los fluidos corporales, como la orina o la transpiración; desechando así ellos desechamos el sodio”.

Agregando que “los riñones son los encargados de regular su cantidad en nuestro organismo, nuestro cuerpo necesita 1400 miligramos de sodio en el cuerpo (1,4 grs)-- aunque nosotros los nutricionistas hablamos de 1 gr al día--, pero actualmente estamos ingiriendo mucho más de lo que requerimos. En este punto se produce un desequilibrio entre la cantidad de sodio que entra y sale del organismo, provocando hipertensión arterial y retención de líquidos”.

SAL DE MAR VS. SAL COMUN

“La sal de mar es 10 mil veces mejor que la sal común”, afirma fehacientemente Jorge Maldonado, salinero y encargado de la Planta Procesadora de Sal de Mar Los Ancestros del Pacífico, debido a que “no es necesario agregarle químicos extras, y no es refinada”, aseveró.

La nutricionista es más cautelosa, pero sí indicó que posee varias ventajas, como por ejemplo que tiene de forma natural yodo, magnesio, manganeso y calcio, todos ellos minerales (microelementos) que el organismo necesita, y que son beneficiosos para la salud. Además que “no es lo mismo un gramo de sal de mar que sal refinada, pues cuesta más disolverla y su sabor es más concentrado”, comentó.

Respecto de los productos químicos que se le agregan a la sal refinada, la profesional explicó que en Chile a mediados de los ’70, se legisló sobre su yodación (agregar yodo), con el objetivo de disminuir el bocio tiroídeo, enfermedad que afecta a las glándulas tiroides. Asimismo, en algunas empresas se le agrega como antiaglomerante (evitar que se formen bolos) hidróxido de aluminio, que en grandes cantidades puede ser nocivo para la salud; aunque su uso en Chile está normado.

Como recomendación, agregó que cuando se inicia la alimentación en los bebés, no le coloquen sal a la primera papilla, pues varios de ellos ya la contienen; y para los adultos, evitar agregar este condimento a las comidas.

LA SAL VIENE DEL ¿AGUA?

Maldonado, indicó a PAR EXPLORA O’Higgins, que “aunque no lo crea, la sal sale del agua, es pura agua”. Explicando su proceso, en los meses de verano, se utilizan las entradas de mar de los esteros Cáhuil o Nilahue, se forman piscinas (llamados cuarteles) de diferentes niveles y tamaños, de tal forma que se acumula el agua en ellas, y a través de la evaporación se extrae finalmente este mineral.

El doctor en Geología y Paleontología, Cristian Salazar del Museo Nacional de Historia Natural, comenta que el procedimiento antes descrito, es posible gracias a que en el sector, de manera tradicional, se abren y cierran las entradas de agua, así se evapora el elemento hídrico y precipita la sal. Lo anterior, debido a que las moléculas de este mineral son más pesadas, por lo cual decanta, separándose del líquido.

Asimismo, comentó que existe sal que se acumuló gracias a formaciones geológicas: “es muy similar a como lo hacen las personas que trabajan en los alrededores de Pichilemu, tenemos una pequeña cuenca marina confinada de aguas someras (pequeñas entradas de mar) hacia el interior del continente que se formó por procesos geológicos, estas aguas superficiales, pueden estar cargadas con algunos componentes saturados en sales --como el mar muerto, pero a menor escala--; la cual si está expuesta a altas temperaturas , se produce la evaporación del agua y la precipitación de la sal”.

“La capa de Nazca esta subductando a la placa Sudamericana, lo que viene ocurriendo hace más de 150 millones de años, comprimiendo de oeste hacia el este, así, estas cuencas marinas comienzan a ser levantadas, por lo cual deja de tener agua pero la evaporación continua”, concluyó.

SAL DE MAR LOS ANCESTROS DEL PACÍFICO

La planta Procesadora, es un emprendimiento CORFO de agrupaciones de salineros de Cáhuil y Lo Valdivia, con el apoyo de entidades como la Seremi de Minería, y Sercotec; cuyo objetivo es dar valor agregado a parte de la sal producida al envasarla en distintos tipos de grados y generar productos gourmet.

Al cierre de esta edición, la entidad podía procesar 150 kilos de sal al día, pero próximamente les serán entregadas nuevas máquinas de secado y molido, por lo que podrán incrementar esta cantidad sustantivamente.

 

EL proceso consiste en:

1) Limpieza

La Sal que se recoge de las piscinas de decantación, y que llega en forma bruta a la planta, es limpiada manualmente. En la actualidad, se pueden limpiar 400 kilos de sal al día en el lugar.

 

 

2) Secado

Se coloca a secar en un horno de secado o máquina secadora, en donde, a través de la inyección de calor, se evapora parte del agua sobrante.

 

 

 

3) Molinillo de cuchillos

La sal se pasa varias veces por este molinillo hasta tener la contextura deseada.

 

 

 

4) La sal se pasa por un bastidor, donde se separa en diferentes grados: parrillera, fina y gruesa.

 

 

 

 

 

5) Si es necesario se seca nuevamente al sol (en verano), para después envasarla.

 
 

Nota: Carla Morales
Fotos: Esteban Reyes