Sidebar

17
Mar, Oct

Tomás Pérez-Acle: Biología computacional, virtudes y aplicaciones

Opciones de Texto

“La filosofía que nos mueve en el laboratorio es una sola: biología computacional, que se entiende como el anhelo de poder modelar la vida en un computador”.

El transhumanismo es un concepto que levanta polémica. Criticado por algunos por considerar inmoral el uso de la tecnología para corregir ciertos aspectos de la condición humana, como la enfermedad, es defendido por otros que lo consideran vital para erradicar el sufrimiento. Entre ellos, está el doctor en biotecnología, Tomás Pérez-Acle.

Define transhumanización como “una filosofía de vida que tiene que ver con el desarrollo del ser humano para modificar la relación que tenemos con nosotros mismos y el entorno”. Tomás Pérez-Acle, director del Laboratorio de Biología Computacional de la Fundación Ciencia & Vida, y profesor del Centro Interdisciplinario de Neurociencias de Valparaíso, es un convencido de que la tecnología no sólo puede ayudarnos a vivir más, sino que, más importante aún: mejor.

Agosto 2014

Cuando hablamos de modificar a la persona, ¿hablamos de cambiar el cuerpo, o usar un gadget externo?

Pueden ser ambas. Cuando uno busca las raíces de la transhumanización, vemos que son las vacunas. Pasteur desarrolla métodos para combatir enfermedades, que involucran inyectarnos un pedazo de un virus. Cuando dices “voy a usar un celular que no está dentro de mí”, de alguna manera pasa a ser parte integral de tu día a día. Hay estudios poblacionales que muestran que el 70% de las personas que tiene un celular Smartphone, lo toma dentro de los 15 minutos que se despierta, y no sólo para apagar la alarma. De alguna forma, el dispositivo tecnológico pasa a ser parte de tu vida, y lo aceptamos como tal. Por ejemplo, una persona con dificultades auditivas se coloca un dispositivo para oír mejor. En ese caso, no sólo estoy usando un dispositivo fuera de mi cuerpo, sino que me estoy conectado íntimamente con mi cuerpo, y el siguiente paso es entonces que esté integrado plenamente a mí. La filosofía del transhumanismo plantea que como seres humanos no sólo tenemos el derecho sino el deber de modificarnos a nosotros mismos, tomar las riendas de nuestra propia evolución. Ojalá mejorar nuestros estándares de nuestra vida, para que sea más larga y con menos enfermedades.

¿Cómo se conecta esto con los nativos digitales?

Un nativo digital se define como aquella persona que ha estado en contacto con medios digitales desde que nació. Es una persona que hoy tiene 30 años o menos. No concibe el mundo sin un dispositivo digital, porque siempre ha tenido uno ahí. Ahora, existen personas que a pesar de nacer en esta época, son analfabetos digitales por condiciones de vida o por decisión. Pero eso también tiene que ver con la capacidad adquisitiva. Para una persona pobre que lucha por sobrevivir, comprarse un smarthphone no es una alternativa viable. Los nativos digitales probablemente estarían menos renuentes a incorporar tecnologías en su cuerpo, se les haría mucho más simple. Por ejemplo, hace poco salió un chip subcutáneo que contiene un anticonceptivo que se va liberando a lo largo del día y que tiene unos 5 años de duración. Es un sistema de liberación controlada de una droga, que muchas mujeres estarían dispuestas a adoptar. Esto demuestra que el concepto de incorporar tecnología digital a nuestro cuerpo es algo que ya estamos haciendo.

¿No existe el riesgo de no saber vivir sin tecnología?

Siempre he pensado: ¿Qué pasaría si tomaras un cavernícola, y lo pusieras hoy en el centro de Santiago? ¡No dura ni horas! No sólo porque lo atropellarían, sino por la contaminación. Capaz que no pudiera ni siquiera respirar de forma adecuada. Como seres humanos, hemos venido alterando el sistema en el que vivimos, y así también a nosotros mismos. El economista Thomas Malthus predijo que el planeta no va a poder soportar a los seres humanos, porque vamos a requerir de demasiados recursos para vivir. Y es verdad. Desde la Revolución Industrial en adelante hemos crecido exponencialmente, lo mismo con la explotación de los recursos. Y pensamos que la tecnología que usamos hoy, puede servirnos para usar los recursos de mejor manera. Por ejemplo, el cuerpo pierde una parte importante de agua: por qué no pensar en una tecnología para que el metabolismo sea más eficiente. Y tal como eso existen múltiples otras aplicaciones.

¿En qué consiste su trabajo?

La filosofía que nos mueve en el laboratorio es una sola: biología computacional, que se entiende como el anhelo de poder modelar la vida en un computador. Por ejemplo, alguien podría querer desarrollar una nueva droga para combatir el cáncer, entonces si yo tengo un buen modelo de cáncer en un computador, podría ensayar nuevas drogas y evitarme todo el trabajo que significa ir a probar cientos de miles de drogas en el laboratorio. Lo que hago es probarlas en el computador hasta que obtengo una buena alternativa, y esa va al laboratorio. Así reduje decenas de años a algunos meses, y cientos de miles de dólares en alguna pequeña inversión. También hay aplicaciones que estamos buscando en el contexto de la transhumanización: estamos trabajando con gente de la Universidad Católica, en diseñar biosensores, es decir, pequeños chips que están integrados a nivel nanométrico en el cuerpo, que son capaces de detectar cómo está funcionando una célula. Por ejemplo, en el campo de la diabetes tipo 1, imagínate que tuvieras un pequeño dispositivo, como el mismo chip que inyecta anticonceptivos, que mide tus niveles y te inyecta la insulina requerida en tu sangre. Sería maravilloso, y le cambiaría la vida a millones de personas.

¿Qué se está trabajando a nivel internacional?

La biología computacional tiene otras aplicaciones en múltiples campos en dispositivos nanotecnológicos. Hay un gran esfuerzo internacional en tratar de modelar el sistema nervioso central, tal como a mediados de los 80 se lanzó el proyecto Genoma Humano para decodificarlo. Hoy se hace lo mismo con el cerebro, interesa modelarlo. Para eso primero hay que entender las bases de cómo funciona: ese es “The Human Brain Project”.

¿Cuáles son las principales críticas a la transhumanización?

Siempre van en la línea de una posible limpieza étnica. El problema de cómo yo me creo superior al resto, entonces no dejo vivir a los demás. Francis Fukuyama, dice que el transhumanismo es una de las ideas más peligrosas que ha oído en su vida, porque entiende que estas ideas van a llevar a una segregación social y racial. Pero es todo lo contrario: nosotros buscamos mejorar la calidad de vida de todos. Claro, habrá quienes no tengan acceso a la tecnología en una primera instancia, pero lo que hemos visto a lo largo de la historia es que mucha tecnología se democratiza, para bien o para mal. El ejemplo de las vacunas me parece súper válido: alguien podría haber dicho “no desarrolles eso porque podría significar que va a haber una limpieza étnica, porque sólo los que tengan acceso a ellas van a poder sobrevivir”, pero no ocurrió así. Es cierto que todavía hay países con bajas tasas de vacunación, pero en el resto ya todo el mundo tiene acceso amplio.