Artículos Comunidades Mapuche tendrán internet y energías renovables

plano general huanaco-huenchunMás de 120 familias reunidas en dos comunidades mapuche de La Araucanía participan activamente en un innovador proyecto que integrará energía solar y eólica al inestable sistema eléctrico de la zona y aplicará tecnología para convertir sus campos en “inteligentes”, ubicando así los avances científicos al servicio de la cultura, las tradiciones y su cosmovisión.

Los habitantes de Huanaco Huenchun, comunidad mapuche ubicada a 11 kilómetros de Nueva Imperial, en la Región de La Araucanía, cambiaron el chonchón -que es un tarro de café con parafina y una mecha para iluminarse-, por la energía eléctrica. Sin embargo, el suministro eléctrico es intermitente e inestable. Lo mismo sucede a unas dos horas de distancia, en la comunidad José Painecura de Carahue.

Al tanto de las preocupaciones de los agricultores indígenas está la Dra. Doris Sáez Hueichapan, investigadora de la U. de Chile, cuyos abuelos son mapuches y viven en la zona. La científica decidió replicar un proyecto que mediante diversas tecnologías logró energizar el poblado oasis de Huatacondo, en Tarapacá, iniciativa en la que trabajó el 2009. “Ellos se identificaban como quechua, lo que me hizo pensar ¿por qué no hacemos algo así para las comunidades mapuche? Hoy lo concretamos y sumamos componentes de Smart Farm, lo que reúne tecnologías rurales sustentables, manejables y accesibles”, dice.

El programa, financiado por FONDEF, lo lidera un equipo multidisciplinario de científicos de la U. de Chile y de la U. de La Frontera (UFRO) que busca dar una solución integral diseñada en conjunto con los pobladores y que use la tecnología para potenciar su cultura. Comprende anexar energías renovables como la solar y eólica al sistema eléctrico actual; sumar GPS e Internet para el monitoreo de animales; y desarrollar un protocolo de gestión de agua.

Diciembre de 2015

Smart Farm: tecnología sustentable

Con el fin prioritario de solucionar las interrupciones del suministro eléctrico y el aislamiento geográfico en el que viven las comunidades, la primera parte del proyecto es instalar una micro-red eléctrica en base a generadores de energía solar, eólica y diésel. Consistirá en un panel solar de 22 x 45 metros que junto a un molino eólico, será la fuente principal de energía. Mientras que el generador a base de petróleo servirá para mantener esta electricidad en caso de emergencias.

Además el conjunto contará con baterías de almacenamiento para guardar energía en periodos de abundancia y extraerla cuando haga falta. La potencia total será de 20KW.

Luego, en una segunda etapa se implementará un régimen de monitoreo animal para hacer del campo una Smart Farm. Las nuevas tecnologías que se incorporarán serán a la medida de los campesinos rurales, es decir, que tengan un valor acorde y su uso sea simple. Lo que facilitará también que la idea sea replicable en otras comunidades indígenas, no sólo en Chile, sino que también en otros países donde se necesite.

“No se trata de imponer la tecnología sino que de desarrollarla junto a ellos para hacer su vida más fácil. Y también hacer más atractivos los campos para que nuestra gente continúe cultivando la cultura rural”, explica el Dr. Carlos Muñoz, académico de la UFRO que encabeza el proyecto.

En ese sentido, la Dra. Sáez complementa que para todo mapuche el contacto con la tierra es importantísimo y el preservar esa relación también es una forma de mantener su cultura. “Sin embargo los jóvenes muestran menos interés en el campo, es más, cuando le pregunté a mi hijo de 17 años qué tendría que pasar para que él migrara desde la ciudad al campo, me dijo que debía tener Wi-Fi”, cuenta la científica de ascendencia mapuche.

Monitoreo de animales con GPS y uso del agua

El sistema también velará por el cuidado de los animales a través de monitoreo vía GPS. Se trata de una de las actividades económicas más relevantes de la zona y entre los problemas que enfrenta se cuentan los robos y conflictos entre vecinos por el paso inadvertido de ganado hacia otras cosechas, por ejemplo. “Se insertará un rastreador GPS en la oreja o collar del animal, el que emitirá una señal cada vez que pase cerca de los router ubicados en las casas. Así, la información de la ubicación del ganado podrá ser visible a través de una pantalla en tiempo real”, detalla Juan Ignacio Huircán, ingeniero civil electrónico y profesor de la UFRO que también integra el proyecto.

Por otra parte, en las comunidades el agua es de pozo y compartida, de manera que para hacer un uso más eficiente de este recurso, se iniciará un proceso de monitoreo automatizado en las norias y se generarán protocolos. “Las comunidades dependen de un suministro finito para cubrir sus necesidades, además de cultivar y abastecer a los animales, ¿qué pasa si un vecino no cuida el agua? todos se ven afectados. En tiempos de sequía la organización comunitaria es fundamental”, complementa la académica del Departamento de Ingeniería de la U. de Chile.

Toda esta información: ubicación de los animales, nivel de agua en el pozo, fuente de la energía que se está utilizando en el momento (solar, eólica o diésel) y condiciones meteorológicas, estará disponible en un solo dispositivo ubicado en cada hogar. El diseño y la interfaz del aparato será definido en conjunto con los comuneros.

“Queremos lograr que las personas se apropien del nuevo sistema para utilizarlo como herramienta de bienestar general. Creo que los avances tecnológicos y otros cambios de alto impacto social debieran hacerse de esta forma, validando desde su diseño la voz de las personas y su sabiduría. Así es como una carretera no puede construirse sin saber la realidad de los vecinos, ni un sistema de transporte sin hablar con quienes lo usan a diario. Las ingenierías y ciencias deben saber dialogar con sus receptores”, concluye la Dra. Sáenz.

Fuentes:

Doris Sáez Hueichapan: Doctora en Ciencias de la Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Profesora Asociada del Departamento de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Chile.

Carlos Muñoz: Doctor en Ciencias de la Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Profesor Asociado del Departamento de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de la Frontera.

Juan Ignacio Huircán: Ingeniero Civil Electrónico y Profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de la Frontera.

Un Programa de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile.
Moneda 1375, piso 11, Santiago de Chile. Teléfonos (56-2) 23654571, (56-2) 23654573 / Email: explora@conicyt.cl