Artículos VIH-SIDA una pandemia en constante evolución

scienceofhiv.org scienceofhiv.org

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es más viejo de lo que pensamos. El SIDA, la fase final de la enfermedad, fue reconocido a inicios de los 80 en Estados Unidos, pero su historia se remonta a principios del siglo XX en la selva africana. Aunque se estima que 78 millones de personas se han contagiado en todo el mundo, los avances en terapias y el diagnóstico oportuno permiten hoy tratarla como una enfermedad crónica.

Los primeros casos descritos de SIDA datan de 1981, cuando en Estados Unidos se reportaron neumonías inusuales y sarcoma de Kaposi (un tipo de tumor maligno de la piel) en varios pacientes inmunodeprimidos que murieron a los pocos meses. La evidencia, sin embargo, indica que el virus se remonta mucho más atrás. Casos aislados se habían reportado en África décadas antes y análisis genéticos demuestran que el VIH es aún más antiguo.

Captura de pantalla 2015-07-02 a las 15.39.27En su libro “El chimpancé y el río” (2015), el escritor y periodista científico estadounidense David Quammen, sitúa el comienzo de la pandemia a comienzos del siglo XX, en la selva del sur de Camerún. Un cazador habría faenado un chimpancé estando herido y la sangre del simio se mezcló con su sangre. En ese momento entró en su organismo el Virus de Inmunodeficiencia de Simios, que posteriormente cambió y se adaptó para convertirse en el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH.

Y fue así que el virus comenzó a expandirse silenciosamente por África Central hasta alcanzar Kinshasa, la capital del Congo. Primero fue un proceso lento, contagiando persona a persona vía relaciones sexuales. Pero luego sucedieron varios eventos que comenzaron a diseminar la enfermedad.

En dos décadas, del 40 al 60, la ciudad de Kinshasa pasó de tener 49.000 habitantes a casi 400.000, siendo uno de sus principales problemas el combate de las enfermedades tropicales. Esta situación hizo que se masificaran las inyecciones, pero en aquella época se usaban jeringas y agujas que se reutilizaban una y otra vez. Como la esperanza de vida en esos años no era muy alta en la región, hay que sumar el hecho de que las muertes por enfermedades oportunistas no se asociaban al sistema inmune deprimido de los pacientes.

Otro hito ocurrió en los años 60. Después que Bélgica dejó su colonia del Congo y que Mobutu Sese Seko tomó el gobierno, los médicos haitianos que trabajaban allí regresaron a su país, llevándose el virus con ellos. En Haití la enfermedad se expandió lentamente hasta que llegó a Estados Unidos, probablemente en forma de plasma sanguíneo congelado que se exportó al país del norte. Allí se esparció entre personas hemofílicas, usuarios de drogas intravenosas y vía transmisión sexual.

Julio de 2015

¿Por qué ha sido tan difícil combatir esta infección? La mayor dificultad radica en que los virus actúan más bien como parásitos, vale decir, utilizan todo tipo de células como vehículo para multiplicarse. Hay millones en la naturaleza y aún no los conocemos todos. El VIH fue descubierto en 1984, aunque en realidad no existe un único virus VIH, hay distintos tipos, grupos y subgrupos. Su variabilidad genética es enorme debido a sus altas tasas de mutación, recombinación y a su gran capacidad de multiplicación.

Un paciente, por ejemplo, puede tener en su organismo muchas variantes genéticas del virus. “Este virus varía mucho más que el virus de la gripe”, indica Ignacio López-Goñi, Doctor en Biología y experto en virus de la Universidad de Navarra, España. El especialista explica que “del virus VIH hay dos genotipos distintos, el que se denomina VIH de tipo 1 y el VIH de tipo 2. Ambos son antigénicamente diferentes y su genoma difiere casi en un 40 a 50%”, señala el Doctor López-Goñi.

El VIH-1 es el que se descubrió originalmente, es el más infeccioso y virulento, causante del 97% de las infecciones de SIDA en el mundo. Hay más de una decena de grupos y subgrupos. El VIH-2 es menos contagioso, produce una enfermedad menos agresiva y está presente con mayor frecuencia en la zona de África Occidental. “Por si toda esta variabilidad no fuera suficiente, a veces suceden infecciones que crean nuevos virus híbridos, son las llamadas Formas Recombinantes Circulantes”, agrega el especialista.

Aunque se han realizado grandes avances en el tratamiento de la patología, hasta el punto que recibir tratamiento a tiempo la vuelve una enfermedad crónica, aún no hay una cura definitiva. Esto ocurre por una diversidad de factores. Además de la rapidez de multiplicación del virus (se puede llegar a tener cientos de millones de ellos en un tubo de ensayo en corto tiempo), de su variabilidad y capacidad de atacar directamente a las células encargadas de nuestro sistema inmune (los linfocitos T CD4), puede infectar a otras células para esconderse y permanecer latente, casi indetectable hasta que vuelve a activarse.

“Se conocen más de 60 mutaciones en el genoma del virus que son responsables de resistencias a 15 fármacos distintos, el 50% de los fallos terapéuticos son debido a la enorme variabilidad del VIH. Por eso normalmente se utiliza una triple terapia, un inhibidor de las proteasas y dos inhibidores de la retrotranscriptasa”, explica el Doctor Ignacio López-Goñi.

A pesar de estas dificultades, el Doctor Carlos Pérez Cortés, Infectólogo de la P. Universidad Católica de Chile pone énfasis en el aspecto positivo: “en los países y lugares que tienen acceso a terapias, los pacientes están recibiendo tratamientos que les permiten tener una vida prácticamente normal, con mínimos efectos o ningún efecto adverso, con tratamientos que son muy fáciles de tomar, muchas veces una vez al día. Yo diría que estamos entrando en una nueva era, en que soñamos con la posibilidad de curar esta enfermedad”.

El Doctor Pérez destaca la evolución de los fármacos contra el VIH-SIDA desde “la aparición de los primeros tratamientos el año 1987 con el AZT zidovudina y posteriormente la incorporación de otras drogas, hasta llegar a las terapias de alta potencia como las que tenemos disponibles en este momento”, señala. De hecho el Instituto de Investigación del SIDA, IrsiCaixa, en España, está desarrollando una vacuna terapéutica, capaz de inducir una respuesta inmunitaria fuerte y duradera en los pacientes ya infectados, que comenzará sus pruebas en seres humanos a partir de 2016.

Desde el inicio de la pandemia se han contagiado aproximadamente 78 millones de personas, de las cuales 39 millones han muerto a causa de SIDA en todo el mundo. Una gran proporción de los infectados vive en África subsahariana (24,7 millones), región que también experimenta la mayor tasa de nuevos contagios: aproximadamente 1,5 millones de personas contrajeron el virus en 2013, lo que representa casi el 70% del total de nuevos casos de ese año.

En nuestro país según datos del Informe Nacional de Progreso sobre SIDA en Chile, del Ministerio de Salud (Minsal) y ONUSIDA, desde 1984 hasta fines de 2012, hay 29.092 personas diagnosticadas con VIH-SIDA, pero el mismo informe indica que el total de portadores es estimado en 39.000. Esta última cifra incluye la llamada “cifra negra”, vale decir, aquellas personas que no saben que tienen el virus.

Hoy la enfermedad afecta más a los hombres, que son el 69% de los casos. También ha subido el contagio entre adultos mayores: la cifra pasó de 3,1 por cada 100 mil habitantes entre 1987 a 1991, a 15,8 entre 2007 y 2011. ¿Qué tan letal ha sido el virus en nuestro país? Entre 1990 y 2011 se produjeron 7.842 muertes por SIDA, de las cuales 87% fueron hombres, la mayoría entre los 30 y los 59 años. Hacia fines del año pasado, en tanto, cifras del Minsal dicen que el tratamiento antirretroviral es recibido en el sector público por 18.523 adultos y 214 menores de edad.

Hoy el VIH-SIDA no es la enfermedad imparable del siglo pasado, es una infección que podemos prevenir. Una de las dificultades para controlar el mal es que muchas de las personas infectadas no saben que son portadoras del virus, por lo que el diagnóstico para comenzar cuanto antes el tratamiento es fundamental.

Es en esta dirección que ONUSIDA ha iniciado una campaña para detener la pandemia del VIH-SIDA hacia el año 2030. La primera meta es que para 2020 el 90% de las personas infectadas conozca su condición y obtenga tratamiento. Lo siguiente es que el 90% de las personas que reciben terapia logre la supresión de su carga viral, es decir, conseguir que el virus sea indetectable en sus organismos. Así, se espera poder reducir las nuevas infecciones a 500.000 dentro de los próximos 15 años.

En Chile el Ministerio de Salud desarrolla el Programa Nacional de Prevención y Control del VIH/SIDA e ITS e impulsa campañas periódicas para informar a la comunidad, llamando por ejemplo a hacerse el test de diagnóstico. Este 2015 el Minsal apuesta por recomendar el uso de preservativo mediante la campaña #siemprecondón.

Para Yolanda Contreras, Directora del Programa de Autocuidado en Sexualidad, ITS y SIDA de la Universidad de Concepción, la clave para lograr frenar la expansión de la enfermedad es la prevención, un cambio cultural que se refleje en la adopción de conductas de autocuidado. El programa lleva 30 años impartiéndose y, aunque ha sido exitoso en entregar los contenidos a estudiantes para que identifiquen riesgos asociados y conozcan el uso correcto del preservativo, persisten dos dificultades fundamentales: “en el momento de la exposición al riesgo parece no contar la información que tienen, independiente del nivel educacional. Lo segundo es que la mujer se atreva a exigir el uso del condón, lo que no ha ocurrido; la mujer no ha logrado empoderarse y aún persiste la estigmatización social para quien lo exige”, afirma la especialista.

La respuesta está en la educación y en que cada persona asuma la responsabilidad del cuidado de su salud y evite las conductas de riesgo.

hiv-sida-vih visualscienceFuentes:

MicroBIO http://microbioun.blogspot.com/: Blog de divulgación del Doctor en Biología Ignacio López-Goñi, Universidad de Navarra, España

Doctor Carlos Pérez Cortés, Infectólogo PUC

Yolanda Contreras, Matrona Universidad de Concepción.

SIDA Chile: www.sidachile.cl

La Ciencia del HIV http://scienceofhiv.org/VIH/SIDA

Organización Mundial de la Salud: www.who.int/mediacentre/factsheets/fs360/es/

Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, ONUSIDA: www.unaids.org/es

Ministerio de Salud, Campaña Siempre Condón 2015: http://web.minsal.cl/siemprecondon/index.php

Un Programa de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile.
Moneda 1375, piso 11, Santiago de Chile. Teléfonos (56-2) 23654571, (56-2) 23654573 / Email: explora@conicyt.cl