Sidebar

23
Mié, Ago

¿Sabías que fue en Inglaterra, en 1892, cuando se patentó la primera estufa eléctrica?

Opciones de Texto

estufa-electrica-cuarzo

Aunque no existe una fecha precisa para determinar el momento exacto de la irrupción de la tecnología eléctrica en la vida hogareña, los primeros aparatos cambiaron radicalmente el concepto de calefacción y luego de limpieza, con la fabricación de aspiradoras y lavadoras.

En 1892, una década después de que Edison diera a conocer la lámpara incandescente, los inventores británicos R. E. Crompton y J. H. Dowsing patentaron la primera estufa eléctrica para uso doméstico.

El aparato consistía en un alambre de alta resistencia enrollado varias veces alrededor de una placa rectangular de hierro. Dicho alambre, ubicado en el centro de una pantalla parabólica que concentraba y difundía el calor en un haz, adquiría un brillo blanco anaranjado, al conducir la electricidad.

Luego aparecieron una serie de modelos perfeccionados. Entre los más destacados figura el del inventor Albert Marsh, de Illinois (1906), cuyo elemento irradiante, de níquel y cromo, podía alcanzar temperaturas al rojo blanco sin fundirse; y la estufa británica de 1912. Este aparato sustituyó la pesada placa de hierro en la que se enrollaba el alambre calefactor por un elemento ligero de arcilla refractaria, con lo que se consiguió la primera estufa eléctrica portátil realmente eficaz.

Los electrodomésticos producen un efecto mecánico, un cambio de estado, un efecto químico o cualquier otra acción orientada a simplificar la vida en el hogar. Se trata de una combinación de palabras creadas para definir a todos los aparatos de uso diario y rutinario, es decir, a las máquinas que sirven para facilitar la ejecución de tareas domésticas y cuya fuente de energía para operar está relacionada generalmente con la electricidad.