18
Vie, Ago

Miriam Fernández: “Cada uno de nosotros puede jugar un rol importante en la conservación marina”

Opciones de Texto

Desde su laboratorio natural ubicado en la Estación Costera de Investigaciones Marinas (ECIM) en Las Cruces, la doctora Miriam Fernández conversó con el Programa Explora de CONICYT, acerca de sus investigaciones en ecología y conservación de los Océanos, el tema del año 2017.

La directora del Núcleo Milenio Centro de Conservación Marina de la Universidad Católica (UC) ha sido investigadora principal en numerosos Fondecyt y centros Fondap, a lo largo de su carrera científica. Argentina de nacimiento, lidera “Chile es Mar”, programa de educación para el uso responsable de los recursos del mar, en la Estación Costera de Investigaciones Marinas (ECIM), Las Cruces.

Hasta ECIM -que alberga la primera área marina protegida de Chile y cuenta con un sala acuario destinada a escolares y familias-, llegará a capacitarse un grupo de profesores del Primer Ciclo de Educación Básica participantes del “Programa Ciencias del Mar”, organizado por el PAR Explora CONICYT Región Metropolitana Norte.

El taller denominado “Al agua profes”, en el cual la doctora Fernández participa activamente, busca acercar los secretos del océano a los establecimientos educacionales para despertar actitudes positivas relacionadas en conservación marina en los y las docentes, así como en los estudiantes.

Descubrir el Chile bajo el mar

La doctora lidera también el Departamento de Ecología de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UC, y sus principales líneas de investigación se relacionan con ecología aplicada e historias de vida de invertebrados marinos, y sus implicancias en el manejo de recursos y conservación marina.

¿Cuál es el fin fundamental de este programa educativo?

Queremos generar conciencia de la inmensidad del mar de Chile, de sus características, productividad y el beneficio que provee, y que debemos sustentar en el tiempo. La idea es cambiar el concepto del territorio chileno para incluir también el océano y hacer responsables a cada uno de los chilenos en su conservación, cambiando la forma en que se acercan a él.

¿Qué actividades para la comunidad realizan en ECIM?

Tenemos visitas guiadas que hacemos para niños, familias y docentes, en la Estación Marina de Las Cruces, donde tenemos una pequeña sala acuario. Además en este Año de los Océanos, designado por el Programa Explora, también realizaremos ferias y actividades especiales -como los talleres organizados en conjunto con el PAR Explora CONICYT RM Norte.

La idea es que la gente se de cuenta que hay muchas formas en las que ellos pueden ayudar en la conservación marina. Para eso hay que conocerlo y saber que en el mar de Chile también hay montañas, bosques y desiertos, igual que en la tierra. Un desierto no es un lugar donde no haya agua sino es un lugar donde existe un factor ambiental muy extremo, y en el mar ese factor es la falta de oxígeno. Los invito a descubrir el Chile bajo el mar.

¿Cómo pueden aportar a la conservación marina las personas?

La ciudadanía debe tomar conciencia de que los recursos marinos se explotan, y que alguno de ellos están sobreexplotados. Entender por qué no se puede comer una merluza de menos de 37 centímetros, por ejemplo, que es porque no se ha reproducido. Y saber cómo se pesca su comida para tomar decisiones que van en  favor de la conservación, desde dónde compra hasta qué pescado adquiere. Cada uno de nosotros puede jugar un rol importante en la conservación.

Investigación en Ciencias del Mar

¿En qué está trabajando actualmente?

Estamos trabajando en dos líneas de investigación: una es la reproducción de invertebrados y la otra es evaluar qué zonas del océano tienen mayor potencial para ser áreas protegidas. Trabajamos con comunidades locales, como en Navidad, donde generamos una zona para proteger un bosque de algas, por ejemplo. Hoy existe una treintena de áreas marinas protegidas, pero son necesarias muchas más. No sólo en mares prístinos, sino que en zonas pobladas, porque hay beneficios de la conservación y es bueno que lleguen a la gente.

Ud. es la única mujer directora de un Centro Milenio ¿Cómo ha sido ser científica en el mundo de la ciencia, mayoritariamente masculino?

En la ciencia en general hay un fuerte sesgo de género, la mayoría de los científicos y de quienes ocupan cargos directivos son hombres. En la oceanografía y la ecología pasa lo mismo. Es una deuda que tiene Chile. Lamentablemente no hay acciones positivas para generar ese cambio como sí ocurre en otros países, acá uno se va abriendo camino. Hace 20 años que veo una igualdad en términos de mis estudiantes, la misma cantidad de hombres y mujeres en pregrado, pero eso aún no se refleja en la paridad de profesores o de cargos de poder en el mundo científico.