18
Vie, Ago

¿Sabías que la marea roja no es necesariamente roja?

Opciones de Texto

Se denomina así porque algunas microalgas producen un color rojo en las aguas. Sin embargo, existen mareas rojas que producen otros colores como verde, pardo, amarillo, anaranjado, entre otros.

La gran mayoría, sin embargo, no produce cambio de color de las aguas.

De los miles de tipos de mareas rojas, solo cerca del 10%  son nocivas (dañinas) para las personas.

Marea roja y los organismos unicelulares

Las mareas rojas se producen por un aumento de la población total de algún tipo de microalga, debido a diferentes factores oceánicos como temperatura, luminosidad, salinidad, corrientes, etc.; y por otros factores como la contaminación producida por el ser humano y que finalmente es eliminada en el mar. Por este motivo, ahora se les llama florecimientos algales nocivos (FAN) y no mareas rojas.

Las microalgas son microorganismos unicelulares (formados por una sola célula) y en Chile hay tres de ellas que producen distintas toxinas dañinas para el ser humano:

•Alexandrium catenella: productora de la toxina paralizante de los mariscos. En los seres humanos y animales causa parálisis de las extremidades y luego la muerte por paro cardiorrespiratorio.

•Dinophysis acuta: productora de la toxina diarreica de los mariscos. En el ser humano causa diarreas.

•Pseudonitzchia sp: productora de la toxina amnésica de los mariscos. En el ser humano causa pérdida de la memoria de corto plazo.

Todas estas toxinas son metabolitos que están presentes en el interior de las microalgas y no son eliminados al exterior. Estas microalgas son concentradas en los moluscos bivalvos (de dos conchas) como los choritos, almejas, cholgas, ostras, ostiones, culengues, entre otros. Cuando los moluscos filtran el agua para obtener sus alimentos, las microalgas quedan alojadas en el intestino de estos mariscos; por lo tanto, al consumir el marisco uno está ingiriendo también la toxina. En Chile los FAN se ubican en los canales de las regiones XI y XII, por lo que en estas zonas está prohibido extraer, consumir y comercializar moluscos bivalvos.

FUENTE: Marcelo Fonseca, del Laboratorio de Toxinas Marinas, Universidad de Chile (Edición Explora).